The true object of all human life is play.
The earth is a task garden, heaven is a playground.

G. K. Chesterton

lunes, 17 de julio de 2017

Hank Gathers

Si dedicamos la entrada anterior a Len Bias, he creído oportuno dedicarle esta a Hank Gathers, un poco por lo mismo que comentamos en la entrada de Bias, puesto que tras más de 9 años de vida del blog todavía no le habíamos dedicado ninguna ni al uno ni al otro... en esta vida todo tiene un final, todos los círculos terminan cerrándose más tarde o más temprano, y no querría que el de Fo Fo Fo terminara cerrándose sin que se le haya dedicado ninguna entrada a la figura de Gathers, aquel chaval fornido y lleno de talento cuyas imágenes perdiendo el conocimiento y cayendo tendido al suelo, hicieron que se nos helara la sangre a tantos de nosotros que ya seguíamos el baloncesto americano por aquel entonces.

Hank Gathers era un alero/ala-pívot de 2,01 m. cuyo talento y rendimiento sobre la cancha parecían augurarle un futuro realmente brillante en la NBA, pero tras derrumbarse durante un partido los médicos le diagnosticaron taquicardia y le prescribieron un tratamiento que estuvo tomando durante un tiempo... hasta que, sintiendo que afectaba sensiblemente a su rendimiento, decidió dejar de tomarlo. Lamentablemente eso provocó que el fatídico 4 de Marzo de 1990 volviera a desplomarse mientras disputaba un encuentro con su equipo, la Loyola Marymount University, con la única diferencia de que esta vez ya no volvió a levantarse.

En la entrada anterior hablábamos del nivel de Len Bias, de como algunos lo comparaban al propio Michael Jordan, por eso quiero hacer aquí una pequeña comparación estadística entre los números de las dos últimas temporadas universitarias de Bias, Jordan y el que aquí nos ocupa, Hank Gathers.

En su penúltima temporada universitaria Len Bias promedió 18,9 puntos, 6,8 rebotes, 1,8 asistencias y 0,9 robos de balón por partido, y en la última 23,2 puntos, 7,0 rebotes, 1,0 asistencias y 0,8 robos de balón.

Michael Jordan, por su parte, promedió 20,0 puntos, 5,5 rebotes, 1,6 asistencias y 2,2 robos de balón por partido en su penúltima temporada, mientras que en la última sumó 19,6 puntos, 5,3 rebotes, 2,1 asistencias y 1,6 robos de balón.

Hank Gathers promedió durante su penúltima temporada universitaria unos tremendos 32,7 puntos, 13,7 rebotes, 2,1 asistencias y 1,4 robos de balón por partido, mientras que en la última, a pesar de los contratiempos y hasta el día de su fallecimiento, estuvo promediando 29,0 puntos, 10,8 rebotes, 1,5 asistencias y 1,7 robos de balón.

Sí, todos sabemos que los números de un jugador en la liga universitaria no tienen porque tratar de ser proyectados paralelamente a la gran liga profesional americana, pero es que esos números de Gathers son realmente tremendos, apabullantes... como apabullante fue que tras unas pocas semanas de haber sufrido la primera caída y después de haber descansado algunos partidos y haber comenzado a tomar la medicación, anotara 48 puntos y capturara 13 rebotes frente a la LSU de Shaquille O'Neal y, apenas poco después, capturara 30 rebotes en otro encuentro.

Para la opinión pública general parece que la gran leyenda perdida de la historia de la NBA fue Len Bias, por su trágica muerte relacionada con las drogas justo tras la noche del draft que lo había enviado a Boston junto a Larry Bird, además de las eternas comparaciones con Michael Jordan, pero me atrevería a decir que a nivel personal, quién más me hubiera gustado llegar a ver jugar en la NBA, hubiera sido Hank Gathers.

Hank Gathers, el joven león de enorme corazón a quién su gran competitividad, y su propio corazón, le jugaron la mayor mala pasada de su vida.

HANK GATHERS
(1967-1990)













martes, 11 de julio de 2017

Len Bias

Se han dicho tantas cosas ya sobre el caso Len Bias, que volver a hablar del tema a estas alturas resulta prácticamente innecesario, aunque he creído interesante dedicarle esta entrada, más cuando a estas alturas del blog todavía no se le había dedicado ningún post en Fo Fo Fo.

Que si hubiera podido ser mejor que Michael Jordan, que si Larry Bird, Kevin McHale y cia., junto a Len Bias, hubieran sido campeones de la NBA durante varios años seguidos, que si... lo único cierto es que la droga y la mala cabeza (malas influencias también, por supuesto) nos arrebataron a uno de los jugadores más prometedores de todos los tiempos... precisamente el día después de haber sido elegido por los Celtics en el draft. Y todo esto enmarcado dentro de una época en la cual hubo más casos de jugadores jóvenes envueltos en problemas con las drogas (Chris Washburn, William Bedford, Roy Tarpley...).

Sirva este post como homenaje al talento de uno de los jugadores más llorados de la historia, a un futuro rey que, justo cuando estaba acariciando el trono, lo tiró todo por la borda, aunque probablemente no fuera consciente de ello... y, muy especialmente, como ejemplo para todos aquellos jugadores jóvenes que alguna vez encuentren alguna mala tentación en el camino que pueda poner en riesgo, no solo sus carreras, sino también sus vidas.

LEN BIAS
(1963-1986)

















lunes, 3 de julio de 2017

Monográfico 27: George Gervin

George Gervin - Detroit (Michigan) 27-4-1952 - Escolta - 2,01 m. - Eastern Michigan University (NCAA) - Virginia Squires y San Antonio Spurs (ABA) - San Antonio Spurs y Chicago Bulls (NBA) - Banco Di Roma (Lega Basket Italia) - Quad City Thunder (CBA) - TDK Manresa (ACB) - 4 veces máximo anotador de la NBA - 5 veces en el equipo ideal del año (NBA) - 4 veces en el 2º equipo ideal del año (2 en ABA y 2 en NBA) - 12 veces All-Star (3 en ABA y 9 en NBA)













Un famoso póster comercial:

lunes, 26 de junio de 2017

G.I.G.A.N.T.E.S.

Hace mucho tiempo que hablamos sobre la mejor selección masculina de la historia del baloncesto español, pero es que nuestra selección femenina ya está demostrando con creces que también es la mejor de la historia, porque esto ya no va de un europeo muy bien jugado donde se consiguió una medalla, sino de varios años creciendo sin parar, sin que todavía se haya llegado al techo y acostumbrándonos a medalla tras medalla (como los chicos), incluida la medalla de plata en los JJ.OO. de Río... aunque no acaparen tantos focos como el baloncesto masculino, hay que valorarlas como merecen: ¡Gracias G.I.G.A.N.T.E.S.!